¿Por qué los jóvenes ya no se interesan en la política?

La visión de los jóvenes en la actualidad acerca de quién es de un bando político o quién pertenece a otro, se ha vuelto un concepto de integración donde todos son iguales y a las ideas que pregonan ya no se les teme, siendo esta una de las razones más poderosa que otrora movía masas de simpatizantes.

Posiblemente nadie se ha detenido a indagar qué piensan los más jóvenes a cerca de la política, y quizá un gran número de ellos, para no afirmar que todos, no apoyan ningún movimiento o discurso político. Es decir, son a políticos y esto se debe a que no tienen confianza en los partidos, es como un divorcio pro de lo que tradicionalmente se ha venido manejando en el contexto político.

La política no está a la moda

Y exactamente así es. Y es que las doctrinas y pensamientos políticos no se encuentran adaptados a los días que transcurren, es decir, son anticuados, aunque no por ello la juventud no esté de acuerdo con la democracia. No existe en la actualidad una distinción entre lo que en décadas pasadas se identificaba como derecha e izquierda ya que son de tendencias pragmáticas y pospoliticas, por lo tanto no observan alguna variante entre conservadores y progresistas. Pero lo mejor es que el miedo no existe en ellos.

De acuerdo a algunos conocedores, la política está siendo sustituida por otra forma de instituciones conformada por ejemplo, por expertos; donde las generaciones más recientes distan cada día más de los partidos políticos tradicionales, lo que podría hacerlos parecer conservadores vistos desde la óptica izquierdista de otros momentos históricos.

El Internet rompió la barrera

Y es que ahora los ídolos son otros, son aquellos que inician de cero, los que buscan el triunfo, ganan cuantiosas sumas de dinero, los que pueden viajar y además no tienen ninguna atadura, están pero no están con nadie, en sus vidas lo que más cierto y claro tienen son las cosas que rechazan, incluso más que lo que desean.

Las imposiciones de la sociedad han caducado, ya heredar posiciones de familia no es la idea primordial. Ahora el norte es un negocio desarrollado por ellos mismo, donde la creatividad y el instinto se convierten en los conductores de dicha aventura.

Es ese interés acérrimo en la política el que se diluyó con el tiempo y dejó de ser llamativo para la gran mayoría, por lo que el rechazo al sistema se convirtió en la premisa, alcanzada con indiferencia.

Jóvenes: otra actitud, otra visión

Los jóvenes por naturaleza suelen ser dinámicos, les agrada ver cambios en el ambiente, en su entorno, para lo cual la política es demasiado estatizante, y ello resulta a colación de los lapsos de la adolescencia, que según los expertos ahora se extiende hasta los 26 años de edad.

Esta generación es esclava de la inmediatez, donde todo cambia, todo se mueve. Las aplicaciones de hoy ya mañana serán obsoletas, los carros son más rápidos, siempre y cada día habrá algo que cambiar. Y la política se quedó rezagada.