La política en tu oficina puede convertirse en una ventaja

A cualquier edad posiblemente nos hemos encontrado en nuestras oficinas con momentos en los que hemos deseado escondernos para evitar que nos absorba esa conversación intensa de algún compañero de trabajo en donde aflora el último rumor de la oficina. De ser así, quizás no te encuentres solo. En las oficinas, a menudo la política es citada como un factor bastante estresante, o también una de las razones por las que se deja un trabajo. De hecho, se conoce que los trabajadores han informado que la política de una oficina suele ser un factor de suma importancia ya que que contribuye a los sentimientos de infelicidad dentro del lugar de trabajo.

Pero si hacemos uso de un poco de honestidad, debemos estar en conocimiento de que la política de la oficina no se podrá dirigir a ningún lado. Aunque posiblemente te sorprenda saber que ello se trata de algo bueno, y que además es normal que en todas las empresas se aplique, cosa de la que puede dar referencia Alba Tous de la casa de joyas Tous, o la empresa de accesorios deportivos Adidas, incluso la mundialmente conocida Apple, entre otros.

Y es que en realidad, la política se conforma como parte de las empresas, ya que cada vez que más de tres tres personas logren reunirse, entonces habrá política. Pero no solo se trata de darle un buen uso a la política, sino de que ello es esencial si se desea aprender a involucrar a los demás, alcanzar un consenso, construir una esfera de influencia y por si fuera poco, ascender dentro de la escala.

Quizás a estas alturas ya has comenzado a comprender de qué se trata la política de la oficina. En este sentido, te mostramos cómo puede ser usada la política para tu ventaja:

Lo primero que debes hacer es aceptar tu papel político. Para ello debes asumir que si puedes continuar siendo apolítico, y ello lo logras cuando te eliminas del día a día y te la pasas totalmente enfocado en tu trabajo, de hecho, esta es una posición política. Si eres parte de una empresa, entonces eres miembro de facto de los sistemas políticos que facilitan u obstaculizan la efectividad de dicha organización.

No intentes escapar de la política. Y es que la política que puede confundirse con lo que se conoce como un chisme directo, sólo se trata de una forma relevante de mantenerse al tanto de lo que está sucediendo alrededor. De este modo, lo recomendable es dar la bienvenida y apertura a conversaciones que son productivas y que conducen a una toma de decisiones mucho más efectiva.

Te recomendamos que flexiones tu músculo de inteligencia emocional. Cuando nos enfrentamos a educar a los empleados sobre la importancia que tiene este conjunto de habilidades, estamos usando un espejo pero también una lupa, en el buen ejemplo metafórico. La lupa pasa a ser nuestra capacidad de poder mirar y evaluar a los otros y también a nuestro entorno. Mientras que el espejo es la representación de nuestra capacidad de poder mirarnos a nosotros mismos y con ello, de hacer preguntas que generen respuestas legítimas. Para poder lograr navegar con éxito esta política dentro de la oficina, se deben considerar los méritos y las limitaciones de ambas herramientas, ya que solo la objetividad puede ofrecer una verdadera perspectiva.