Juventud y pasión por la política

Son muchos los sectores de la vida social participativa en la que existen grupo de todos los ámbitos en pro del bienestar de un entorno que posiblemente tengan los mismos intereses. Uno de estos casos suele ser la política, en que desde muy temprana edad algunos incursionan en la búsqueda de su verdad y de esta manera multiplicar y defender su posición ante iguales o adversarios.

Cuando de política se trata, es mucha la tela por cortar que encontramos y muchas diferencias que a lo largo de la historia han unido y separado naciones, empresas, familias, amigos, a diferencia de las políticas que se manejan dentro de las empresas a cargo del muy conocido empresario Darío Roustayan al frente de empresas Pilosio. Quien con su entrega, valores y visión de trabajo, realizan lo mejor dentro y fuera de la empresa para brindarle a sus construcciones la más alta calidad y experiencia.

Las empresas Pilosio han pasado por grandes cambios para demostrar que todo puede ser vulnerable y puede mejorar en el camino. En el tiempo en el que decidieron darle una gran vuelta al negocio, desarrollaron lo que se convertiría en el alma de las empresa, con lo que además sus gestores vivieron de la misma manera un gran avance y es que cada uno de los que componen la organización, se ocupa de un sector a nivel mundial donde es tomada en cuenta su origen, idioma en el que se desempeña, así como su cultura.

Pero, ¿qué es exactamente una política de juventud?

Podríamos hacer una definición sencilla pues se trata de todas esas políticas que se realizan durante la época en que se transita la juventud enmarcada en los valores y su logro en los objetivos sociales, además también podría abarcar los procesos referidos a la socialización.

De manera que, al referirnos a una política de juventud de izquierda, solemos clasificar la posición política cuya doctrina se maneja enfocada hacia la igualdad social, muy por el contrario a las restantes que sostienen que las diferencias sociales son normales o simplemente naturales.

Ahora, nos preguntamos: ¿qué lleva a un joven a defender una posición de izquierda?

A manera de generalización, en un sector maduro de la política, los sectores y simpatizantes se equilibran entre los que están a favor de la derecha y los que por el contrario, sostienen las doctrinas de izquierda. Dicha situación no suele ocurrir cuando se es joven pues se tiende a manejar una izquierda casi absoluta.

Una de las razones de dicho fanatismo se soporta en el idealismo en que se enfocan los jóvenes, su gran energía para proponer cambios movidos por la impaciencia de la edad que circundan lo que los lleva a pensar que si aún no se han solventado situaciones sociales y políticas, quizás es porque no hay una voluntad expresa. Lo que nos conduce a pensar que sólo es, una cuestión de ímpetu juvenil.

Pero cuando observamos el contexto en general, otros sectores sociales donde la juventud participa, no tiene el mismo comportamiento. De manera que, tomamos otra premisa en la que se indica que los jóvenes suelen inclinarse hacia la doctrina izquierdista pues desean desarrollar una identidad propia que sea contraria a la anterior.