Cosa è successo ai giovani e alla politica?

Apparentemente, per queste ultime generazioni, la soglia che separa le idee dei conservatori e dei progressisti è irrilevante poiché le considerano tutte uguali, i giovani preferiscono studiare piuttosto che essere coinvolti in politica, secondo LORO voci. Ma ciò che colpisce di più è che la paura della politica non esiste.

En otras épocas era más que evidente lo que los jóvenes pensaban acerca de la política, pero en nuestros días, quizás nadie se ha dedicado a hacer un sondeo para tener algún conocimiento de lo que piensan los jóvenes de la política. Existe la posibilidad de que nos dieran una sorpresa ya que en su mayoría, presentan como apolíticos debido a que no tienen confianza en ningún partido, pues entre otras cosas, los consideran pasados de moda. Tal calificativo no quiere decir que aborrezcan la democracia. No cuentan con la capacidad de distinguir entre los de izquierda, o los de derecha. Son pragmáticos y pospolíticos. Para los más jóvenes son todos iguales, o casi.

Joseph M.Colomer, quien es profesor de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) señala en un artículo de opinión, si en realidad los partidos políticos son indispensables, o existe la posibilidad de que estos puedan ser sustituidos por otras instituciones conformadas, por expertos por ejemplo.

Ello nos lleva a pensar que de eso es exactamente lo que nos están advirtiendo los jóvenes, alejándose más y más de los partidos tradicionales, cosa que los hace ver como conservadores ante la vieja izquierda debido a que sus héroes son otros. A un lado han ido quedando los personajes que fueron iconos de lucha, para dar paso a ídolos del mundo del internet. Los jóvenes desean continuar las huellas que han dejado esta inmensa cantidad de creativos que se inician de la nada, triunfando y ganado dinero, para poder viajar, y no sentir ninguna atadura. Podría decirse que son anti, pero también no tienen idea de con quién estar. Si se les pregunta, quizás saben muy bien lo que no quieren, o lo que rechazan, más no, lo que buscan.

En otros tiempos el ideal del joven, por imposición de la sociedad, estaba basado en el hecho de poder heredar un seguro puesto de su padre dentro de un banco, o quizás en una empresa. En la actualidad han preferido ir ellos mismos por su negocio comenzando desde cero, orientados por su instinto y creatividad. Con ello sólo se ha hecho cada vez más complicado el hecho de “politizar” a los jóvenes, y es sencillo ya que para ellos la política clásica dejó de interesarles desde hace tiempo, balanceándose entre la indiferencia y el rechazo al sistema,

Estas nuevas generaciones se mantienen en constante cambio, son dinámicos, contrariamente a la política que es estática a sus ojos. Ellos quieren mover todo, incluso en oportunidades, desean que sea con demasiada prisa, perché essi stessi, perché dell'adolescenza, ora si estende a quasi 26 años según los psicólogos, Essi sono anche cambiando biologicamente.

politica, insiste en continuar conquistando en cualquiera de los regímenes, a los jóvenes sin tomar en consideración que estos son sordos a los halagos de los que les dan órdenes y consignas.